Información útilAutopublicar-JMDediciones

Un paseo por las ventajas e inconvenientes de la publicación y edición independientes

De la oportunidad de darse a conocer al placer de sentirse realizado. De las probables negativas de editoriales de prestigio al convencimiento de que si quieres puedes. En este artículo encontrarás toda la información que necesitas acerca de la autopublicación y la autoedición de libros, esa gran aventura que es crear y lanzar tu manuscrito al público.
Tanto si estás interesado en publicar aquél poemario que escribiste hace ya un tiempo como si eres una persona curiosa con interés en el mundo editorial, hoy sabrás qué son –y en qué consisten– la autopublicación y la autoedición de textos. Además, descubrirás las principales ventajas e inconvenientes que entrañan ambas prácticas.

Qué es la autopublicación

La expansión de Internet y la tecnología, junto a las barreras crónicas de acceso del negocio editorial, han contribuido a hacer de la edición y publicación autónomas una alternativa muy sopesada por los amantes de la escritura. En resumen, un procedimiento en auge principalmente asociado a autores alternativos del que hablaremos hoy.
El primer paso que deben dar todos aquellos que quieran volcarse en la autopublicación de su propio trabajo escrito –sea éste un libro o un documento de cualquier otro tipo– es conocer en profundidad dicha práctica. Por definición, autopublicar sería publicar sin que medie la intervención de un tercero o un editor.
Así de simple. Sin embargo, el concepto y la práctica encierran cierto debate. A la hora de la verdad existen varios escenarios posibles en la aventura de autopublicar. A saber:

  1. Hacer todo el trabajo de manera independiente. Y cuando se dice todo es todo, desde la escritura hasta la maquetación pasando por el diseño de portada, la impresión, sus correspondientes pruebas previas, así como la distribución y la promoción para su posterior venta.
  2. Acudir a plataformas de autoedición y autopublicación, donde subirás tu obra y la editarás con el software de edición disponible en cada caso.
  3. Hacer una parte del trabajo de forma independiente y subcontratar ciertas tareas a una empresa especializada –véase encargarse de la maqueta y pagar a un profesional por el diseño de portada, por ejemplo–.
  4. O directamente encargar todo el proceso a alguna de dichas empresas y solo supervisar o, como máximo, distribuir y vender tu libro una vez terminado.

En JMD Ediciones te ofrecemos la asesoría y los servicios que necesitas para facilitar la autopublicación de tu libro. Somos una empresa a la que podrás parte de las tareas relativas a la publicación independiente de tu obra (punto 3 de la lista) o dejar todo el trabajo en nuestras manos (punto 4). Cubrimos todos los procesos de autopublicación y podemos ayudarte en cualquiera de ellos, desde la corrección básica o avanzada hasta la impresión bajo demanda(*) pasando por la maquetación, el diseño de la cubierta o la asignación de ISBN y el registro en el Depósito Legal.

En cualquier caso, autopublicar engloba, de un modo u otro, todas aquellas formas de hacer público un documento físico o digital (aplicado en nuestro caso a los libros) sin acudir a una editorial convencional. Esto último es muy importante. El matiz definitorio que viene determinado por la ‘no intervención de terceros’ no impide que en la actualidad se consideren autopublicados libros donde casi siempre suele mediar la fuerza de trabajo de alguien más que el propio interesado, dada la complejidad del proceso. Cualquier empresa o plataforma lo confirma. Si bien es cierto que te permiten controlar el proceso de publicación, también lo es que en el fondo se está recurriendo a un tercero. Y ya que lo vas a hacer en casi cualquier caso, en JMD Ediciones recomendamos poner tu obra en manos de profesionales para las tareas más complejas.

Por todo lo ya expuesto, en este artículo y en los sucesivos, nosotros entenderemos por autopublicación todo aquél proceso orientado a publicar un manuscrito y sacarlo al mercado sin acudir a una editorial al uso, lo cual no impide apoyarse en terceros. Olvidémonos, pues, de nombres como Taurus, SM, Alfaguara, Planeta o cualquier otra gran editorial del estilo. No aparecerán en la portada de tu libro si decides autopublicar.

Qué es la autoedición

Por su parte, hoy la autoedición puede y suele englobarse dentro del mismo proceso de autopublicación. Históricamente, desde la invención de la imprenta moderna a mediados del siglo XV, publicar y editar pudieron pasar por tareas separadas y complementarias. Era una tecnología de difícil acceso y manejada por unos pocos, a los había que acudir. Ese escenario es hoy más difuso que antes por la democratización de las herramientas y softwares de edición. Por esa razón, hoy autoeditar puede entenderse como una fase previa del proceso de autopublicación (insertada en él) o como la misma práctica. No obstante, conviene saber que en términos estrictos publicar es un proceso orientado a dar entrada a un nuevo producto al mercado, mientras que editar es un trabajo de pulido que implica el manejo de un software de edición para tratamiento editorial.

Pros y contras de autopublicar

Una vez aclarados los conceptos, veamos qué ventajas y desventajas acarrea autopublicar.
Hagamos una lista de PROS:

  • Autopublicar no deja de ser una vía de acceso al cumplimiento de un sueño. Lo es para muchos. Esto es debido a que las editoriales tradicionales suelen ser empresas opacas, cerradas y puede que hasta elitistas, según el prisma desde el que se mire. Para una gran mayoría de los que aman escribir, autopublicar es la única alternativa. Resulta complicado, para autores desconocidos, recibir una oportunidad.
  • Todo el proceso recae sobre tus hombros, lo que además de una notable carga de trabajo podrá aportarte gran libertad a la hora de tomar decisiones relativas al proyecto. En una editorial convencional, el contrato entre autor y empresa fija condiciones muy marcadas al primero (aunque varía según quién sea la pluma y de qué obra se trate), y encasilla al escritor en el rol de escritor. Tú, en cambio, eres el escritor, creador y empresario de tu propio libro si decides autopublicar.
  • En las profesiones creativas como la escritura, siempre es muy valorado por los autores la ausencia de presión o censura externa. No depender de factores correctores que pueden estar muy influenciado por cultura, ideología, afinidades, visión de la vida o estereotipos es un claro y rotundo pro.
  • Como derivada de las ventajas anteriores, el lenguaje, el diseño y el estilo de tu libro serán los que tú quieras que sean. Eso significa que dejas de estar sujeto a patrones comerciales, pudiendo optar por un producto contracultural, indie o alternativo. De hecho, es lo que hacen la mayoría de los autores que se acogen a esta modalidad, puesto que ven en la autopublicación una vía para publicar a la vez que una oportunidad para reivindicar sus valores. Llámalo underground. También puedes configurar algo tan mercantilista como el que más, desde luego.
  • Autopublicar te ofrece una excelente ventaja frente a la editorial convencional: la ausencia de coste de oportunidad editorial futuro. ¿Nos sigues? No es raro entre las editoriales tradicionales la exigencia de contratos de exclusividad en el tiempo con los autores; si decides publicar con cualquier editorial convencional puedes estar cerrándote puertas con otros editores para futuros manuscritos (en el caso de que eso pudiera interesarte). Y mediante la autopublicación el coste de oportunidad –un concepto económico referido a la necesaria renuncia que toda elección genera– deja de ser una preocupación, pues no tienes lazos con nadie.
  • La cultura underground que mencionábamos antes posibilita, en ciertos casos, la proliferación de círculos de apoyo entre escritores alternativos. Personas que se sienten atraídas por la idea de autopublicar, como quizás te suceda a ti. Podrás formar parte de una comunidad, pues en el fondo lo es, e incluso beneficiarte de iniciativas de crowfunding (recolección de fondos) para financiar publicaciones grupales o individuales, justo como las que ofrecemos nosotros en nuestra web. Pros de la red de redes ante editoriales convencionales.

En fin, no todo es tan bonito como parece. Entre las desventajas de la autopublicación y autoedición de libros, destacaremos las siguientes:

  • Correrás con los gastos –y quebraderos de cabeza– de todo el proceso. Por ello conviene tener el bolsillo y la mente preparados antes de aventurarte. Es más, en caso de que tengas claro sí o sí que autopublicar es tu vía para lanzar al mercado tu obra, es recomendable que hagas cuentas previamente. Dependerá mucho si deseas un libro impreso o digital. Valora las opciones que se han mencionado antes y, escojas la que escojas, haz números. Estudia qué quieres hacer con tu publicación, dónde la distribuirías, si tendría o no acogida. Una vez hecho eso, es hora de calcular cuánto dinero te supondría la opción deseada conforme a tu objetivo. Precio de la impresión si la hay, de los servicios de diseño si los contratas, de la maqueta si la encargas, de la plataforma empleada si ésta es de pago, etcétera. Del esfuerzo, aunque conviene cuantificarlo, casi olvídate, puesto que deberá ser el máximo posible en cualquier supuesto.
  • Siguiendo con lo anterior, autopublicar puede exigir gran cantidad de horas invertidas (depende de las habilidades de cada cual, aunque no es fácil librarse de unas maratonianas jornadas). Piensa que la responsabilidad de cada tarea es tuya (salvo que subcontrates).
  • Ausencia de visibilidad y promoción, factores casi exclusivos de las grandes editoriales.

En términos económicos, acogerse a modalidades como la autopublicación puede ser una ventaja o todo lo contrario. Por eso, dejamos este punto en terreno de nadie, a medio camino entre la lista de pros y de contras. Sin embargo, seamos claros: un gran número de escritores decididos a autopublicar lo hacen más por pasión por la escritura que por perspectivas de lucro. Vivir de escribir no es sencillo; de la literatura menos. Si decides autopublicar y acudes a una empresa como la nuestra para ciertos servicios, tendrás libertad para definir cuáles serán tus ganancias por ejemplar. Una vez controlados los gastos podrás fijar el precio de venta que estimes conveniente y vender como quieras.
Ahora bien, en términos netos es igual de probable que un autor con editorial tradicional gane más. ¿Razones? Porque termina beneficiándose de todo un sistema de acuerdos con tiendas y librerías, publicidad, distribución…

Conclusiones

En definitiva, como habrás podido deducir, autopublicar es una práctica que –como todo en esta vida– merece la pena en ciertos aspectos pero puede resultar compleja en otros.
En términos generales el balance es positivo. La autopublicación te da las alas que necesitas para hacer tu proyecto realidad. Tan solo es necesario organizarte bien y dedicarle a cada tarea el tiempo que sea preciso para garantizar la calidad de tu obra. Con ello, si bien no podrás asegurar el éxito en facturación –emprender es incierto–, sí podrás sentirte orgulloso de un producto que es exclusivamente tuyo, logrado por iniciativa propia y con nombres y apellidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario